El becario le dijo al Dr. Frenzer: Señor, creo que acabo de provocar un desastre termonuclear. El doctor, sin sorprenderse lo más mínimo respondió: No te preocupes, Markus, reinicia el mundo.






A R C H I V O S

03.06
04.06
05.06
01.07



L I N.K I N G S

JAVIERDEBE
DEAMBULATORIO

Powered by Blogger















     El YETI.

Se llamaba Antonio Minardo. Se sentaba a mi izquierda en clase de pretecnología plástica. Siempre dibujaba osos polares, pingüinos, auroras boreales. Nunca supe por qué. No hablaba con nadie, y nadie hablaba con él.

Nació en el Puerto de Santa María. Solía sentarse en el muelle, con la mirada perdida en el horizonte, mirando al norte. Siempre solitario, con aquel gorro de lana con una bola colgando y manoplas en las manos. En invierno y en verano.

No hace mucho oí que se marchó a Ibiza, escapando del buen tiempo, del sol. Allí encontró la nieve con la que tanto soñó de niño. Nunca nadie lo vio reír. Antonio Minardo ya no se hace llamar Antonio cuando se pone de nieve hasta el culo. Antonio nació en el sur con alma de Yeti y un corazón oscuro.


Antonio, queremos un hijo tuyo. El zoológico de la ciudad anda escaso de capullos!.

Enviado por EL FACTOR LIMONOFF a las 12:01 a. m.
enlace |

1 Comentarios:

Blogger el que deambula lo comentó a las5/15/2006 8:09 p. m.~  

De qué clase de nieve hablas?

...desconcertante, porque parece humor pero al final, te deja con la duda.

Publicar un comentario

Página principal